El monte Saint Michel

1/20/2009 Beldz 3 Comments


Aprovechando un artículo sobre el arte religioso francés que he leído esta tarde, me ha parecido oportuno reproducirlo aquí para compartirlo con vosotros, pues hace un resumen bastante acertado de lo que supuso este impresionante monte normando. Cabe destacar que algunas fuentes creen que el monte Saint Michel fue la inspiración para modelar la leyenda de la isla de Avalon, en la cual reposan los restos del rey Arturo tras morir en la batalla de Camlaan. Sin embargo, son muchas las influencias que los autores medievales recibieron a la hora de componer sus obras, así que este símil podría ser tan sólo una falsa teoría, alimentada por el ambiente místico y religioso que desprende la elevada abadía de Saint Michel.

Una cumbre del arte monástico

La imagen de la isla rodeada por las aguas cuando la marea está alta y unida a tierra firme por una ancha franja de arena cuando han descendido, aparece reproducida en multitud de folletos turísticos. Situada en la amplia bahía homónima que se abre al canal de la Mancha y en cuya entrada se sitúan las islas anglonormandas, la pequeña isla costera de Saint Michel es un promontorio rocoso de apenas 900 metros. Un dique de unos 1.800 metros de largo, construido en el curso del siglo XIX, une hoy de modo permanente la isla a tierra firme, pero en el pasado, la subida y la bajada de las aguas con las mareas fueron un factor de gran importancia para su desarrollo, al mantenerla aislada por vía terrestre durante períodos regulares, lo que facilitaba su defensa.



Según una leyenda local, en el siglo VIII, el arcángel San Miguel se le apareció al obispo de la localidad de Avranches, situada en la costa, al noreste de la actual isla, y le encargó la construcción de un santuario en un bosque cercano. Una vez finalizadas las obras, sucesivas mareas socavaron el terreno y transformaron la zona en una pequeña isla. Hacia mediados del siglo X, los monjes benedictinos llegaron a la isla y construyeron allí una iglesia románica. A partir de ese momento, Saint Michel se convirtió en un importante centro monástico. Además, sus condiciones estratégicas le confirieron también una gran importancia militar, característica que mantuvo durante el resto de la Edad Media. Más tarde, sirvió también de prisión y aunque perdió algo de su importancia estratégica, siguió siendo una fortaleza militar relevante. Este carácter viene acentuado por la gruesa muralla que se construyó durante el siglo XV en la parte suroriental para defender el pueblo, situado al pie de la abadía, y las instalaciones monásticas.

Sin embargo, la mayor importancia de la isla se la dio durante siglos su abadía, que fue centro de peregrinaciones. La iglesia románica inicial sirvió de punto de partida para los restantes edificios. El crucero se terminó de construir en el año 1023 y sus lados se elevaron sobre criptas provistas de gruesos pilares, que las elevaron sobre el promontorio rocoso. Junto a la iglesia se fueron construyendo las distintas dependencias del monasterio, iniciándose estos trabajos a comienzos del siglo XI. Son edificios de tres plantas que se elevan a ambos lados del templo formando dos niveles y que destacan por los gruesos contrafuertes que les sustentan y que confieren a todo el conjunto un magnífico aspecto de fortaleza inexpugnable. Allí se encontraban los dormitorios de los monjes, la sala capitular, la cocina, las despensas y varias otras dependencias. El claustro de la abadía es una hermosa combinación de estilos, en el período de transición del románico al gótico. Está formado por una doble hilera de 120 pilares y revela una gran armonía entre todos sus elementos.
  • Texto extraído de: "Monte Saint Michel y su bahía" a Patrimonio mundial de la humanidad: Francia y Europa Meridional, p. 21

ACTUALIZACIÓN

Actualizo tan sólo para comentar una pequeña curiosidad que se relaciona directamente con el "Mont Saint Michel". El sábado pasado, mientras estaba comprando en el Carrefour, encontré unas galletas que llamaron mi atención, en la sección de "comida de otros lugares". Como tengo bastante interés en las especialidades extranjeras, me fijé en unas galletas bretonas que resultaron ser hechas cerca de la bahía de Saint Michel. Y al final, acabé comprándolas. Por si os apetece probarlas, que dicho sea de paso, están muy buenas, os pongo una fotografía de la caja:




Ardell Morton y sus castillos escoceses

1/07/2009 Beldz 3 Comments


Ardell Morton
es una artista escocesa especializada en la pintura de paisajes de las Highlands, las tierras altas de Escocia, y de las islas Hébridas, un archipiélago de la costa oeste. Dedicada también a la investigación histórica de los clanes escoceses en relación a las fortalezas medievales, Ardell nos presenta la realidad que la envuelve a través de un trazo definido y unos colores espléndidos, brillantes y para nada apagados. Los castillos que aparecen en sus obras son un agradable recorrido por la historia de Escocia y rememoran un pasado magnífico y rico en construcciones, que han llegado hasta la actualidad como un símbolo característico de estos parajes desolados.
Para una mayor profundidad de su obra, intentaré mostraros algunas de las pinturas que más me han gustado:


El castillo de Duart, en la isla de Mull, es uno de los castillos escoceses más famosos. Perteneciente durante generaciones al clan MacLean, fue, originalmente, un castillo medieval de planta rectangular, modificado en el siglo XVII, pero usado como guarnición y plaza de armas hasta 1751, lo que le causó grandes desperfectos y el posterior abandono. No fue hasta 1910 cuando un miembro del clan emprendió las necesarias obras de restauración.



El castillo de Dunvegan, en la isla de Skye, pertenece al clan MacLeod desde 1270 y ha estado habitado contínuamente durante siglos. Una de las historias tradicionales más contadas y más fantásticas que rodean a este castillo, es la leyenda de la "Fairy Flag", uno de los tesoros más preciados del clan de Dunvegan. Según Ardell Morton, la bandera se documenta por primera vez en las "Norse Sagas" (una recopilación de antiguas leyendas e historias nórdicas, escandinavas y germánicas), cuando supuestamente cayó en posesión de Harald Harvarder, rey de Noruega, durante una incursión en Oriente Medio a inicios del siglo X. Siempre que desplegaba la bandera en una batalla, Harald salía victorioso. Pero desgraciamente, en una de las batallas que libró contra Inglaterra, la llamada "batalla de Stamford Bridge", sus enemigos atacaron sus tropas mientras dormían, sin posibilidad de poder usar la bandera. A continuación, la bandera reapareció misteriosamente en el castillo de Dunvegan junto con una advertencia o profecía en el siglo XVII: si la bandera era desplegada por tercera vez, la miseria caería sobre el clan de los MacLeod.


Sin duda alguna, el castillo de Eilean Donan es uno de los más representativos de Escocia. Situado cerca de la isla de Skye, en una pequeña isla al lado de los lagos Duich, Long y Alsh, el castillo de Eilean Donan se construyó en el siglo XIII sobre un antiguo asentamiento del siglo VI, usado por los pictos para defenderse de las incursiones vikingas. La región fue testimonio de numerosos cambios: desde refugio de guerra hasta residencia del clan MacRae, que lo restauró a inicios del siglo XX a causa de su estado ruinoso, debido a las diversas guerras y ocupaciones extrangeras que tuvieron lugar dentro de sus muros a lo largo de los siglos.

Y para terminar con este pequeño repaso, pondré algunas otras muestras, que vosotros mismos podéis ampliar consultando la página web de la artista.



Ardell Morton

"Castillo de Morton, en Dumfriesshire"
"Montañas en Balquhidder"



Ardell Morton
"Vieja granja en Ballimore"

"Otoño en Balquhidder"