Gwenaël Kerléo

5/16/2009 Beldz 12 Comments


Gwenaël Kerléo
es una magnífica arpista de música celta con tres discos de estudio en el mercado: Terre Celte (1996), Chemin de brume (2000) y Yelen (2003).

El último disco, que es el único que he escuchado por el momento, me ha parecido excelente. El sonido del arpa, combinado en algunas ocasiones con una voz suave y melodiosa, estimula la imaginación, tranquiliza enormemente y te transporta a lugares idílicos, como frondosos bosques, castillos medievales, parajes desolados, inmensos lagos o montañas escarpadas.
La novena canción, "Etrezekal lein", es una de las que más me gustan. Por ésto quería compartirla con vosotros, pero ante la imposibilidad de encontrarla en internet, decidí hacer un pequeño video con algunas imágenes de castillos y paisajes que, a parte de ser mis favoritos, son los que me sugieren la canción cuando la escucho.

Éste es el primer video que hago; ¡espero que os guste!





ACTUALIZACIÓN

A parte de subir el video en youtube, he decidido hacerlo también en megaupload, por si alguien le apetece tenerlo. Podéis bajarlo en descarga directa pinchando aquí.

Castillos escoceses: Armadale

5/14/2009 Beldz 2 Comments


En la isla de Skye, situada en la parte interior de las islas Hébridas, se erige otro de los castillos más famosos de Escocia: Armadale. Perteneciente al clan de los MacDonald, sirvió como residencia hasta 1925. Actualmente se encuentra en ruinas, a excepción de los jardines circundantes y una parte del castillo.



  • Más castillos en la isla de Skye y alrededores:
Dunvegan (clan MacLeod)
Eilean Donan (clan MacRae)
  • Para más información:
The Clan Donald Center
Undiscovered Scotland: Armadale


Castillos galeses: Carew, Pembroke

5/11/2009 Beldz 2 Comments


El condado de Pembrokeshire, situado al suroeste de Gales, alberga dos fabulosos castillos medievales.

El castillo de Pembroke se alza en la capital de la región, del mismo nombre, y fue construido poco después de la famosa batalla de Hastings por el normando Roger of Montgomery (1093). Su posición estratégica fue clave para las posteriores incursiones y ataques. Años más tarde, pasó a manos de William Marshal, un conocido caballero anglo-normando que ostentó el primer título de conde de Pembroke. A su muerte, el castillo lo recibió William de Valence, hermanastro de Enrique III, pues se había casado con una nieta de William Marshal. Mucho tiempo después, acabaría siendo heredado por Ricardo II Plantagenet, príncipe de Gales, y sus sucesores. Sería muy largo enumerar a todos sus propietarios, pero éste es más o menos el panorama que vivió el castillo a lo largo de la Edad Media. Actualmente, Pembroke es famoso porque allí nació y se crió Enrique VII de Inglaterra, fundador de la dinastía Tudor.


El castillo de Carew, situado a escasos quilómetros de la capital del condado, fue, en tiempos medievales, otro de los castillos normandos más importantes de la región. Sus orígenes se remontan a la boda del anglo-normando Gerald de Windsor con la princesa Nest, hija del príncipe galés Rhys ap Tewdwr. Como dote, recibió el territorio donde sería edificado el primitivo castillo, en las proximidades del río Carew. A finales del siglo XIII, Sir Nicholas de Carew, distinguido militar en tiempos de Eduardo I, construyó el castillo de piedra que podemos observar actualmente, aunque en tiempos posteriores se amplió, reformó y restauró.


Korreds

5/04/2009 Beldz 10 Comments


El otro día, leyendo "
Vida, secretos y costumbres del mundo encantado de las hadas", de Teresa Martín, se hacía referencia a los Korreds, unos elfos o duendes de la oscuridad originarios del mundo germánico, que se ocupaban de transportar y construir los famosos dólmenes y menhires tan característicos del período neolítico. Así, el imaginario popular y la mitología ha relacionado las construcciones megalíticas con estos pequeños seres de fuerza extraordinaria.

Como la última entrada en este blog trataba, precisamente, del megalitismo, me pareció oportuno completarlo con una visión totalmente diferente, surgida de las creencias mitológicas de los antiguos pueblos europeos que han llegado, por suerte, hasta nuestros días. Así es como Teresa Martín, con una prosa romántica e idealizada, nos acerca a la fabulosa figura de los Korreds:

Korreds


Al referirnos a los espacios donde habitan las hadas, hemos mencionado la actividad de las Korregans como constructoras de antiquísimos monumentos de piedra, o colaborando con los Korreds, que son los elfos de los dólmenes, en la ardua y para nosotros inexplicable tarea de transportar los enormes y pesados bloques con los que se erigieron aquellos misteriosos megalitos. Los menhires y los dólmenes están en los parajes más recónditos de los bosques, disimulados por la vegetación, o bien formando círculos, cuyo simbolismo nos remite a lejanos cultos de la fertilidad y de la salud.

En la tradición céltica se relaciona a estos monumentos con las ceremonias druídicas. Pastores y campesinos, que recorren las inmediaciones de los enclaves de estos centinelas silenciosos, dirigen hacia ellos miradas de veneración. Cuentan algunos viajeros perdidos por esos parajes que, a la hora del crepúsculo y ante la inminencia de la noche, se ve una multitud de lucecitas que, a modo de fuegos fatuos, rondan por los bosques y campiñas de los alrededores y se dispersan por los caminos. Son las antorchas de los que van a celebrar antiguos cultos en medio de la espesura de los bosques, a reverenciar a los ríos sagrados, a las fuentes, a los árboles, y, sobre todo, a las impenetrables piedras druídicas. Sin duda, estas procesiones taciturnas están formadas por seres humanos, o con apariencia humana, y por una infinidad de pequeños elfos de las sombras, entre los cuales ocupan un lugar importantísimo los numerosos Korreds. Se dice que estos genios, pequeños pero dotados de una increíble fortaleza, fueron los encargados de acarrear a sus espaldas el voluminoso material con que erigieron los dólmenes, a cuyo amparo mucho de ellos fijaron su morada y donde seguramente aún continúan viviendo.



En un principio, algunos habitaban en cuevas subterráneas o en los acantilados de la costa; otros construían sus casas en terrenos pantanosos o en aguas estancadas, siempre junto a los dólmenes y bajo el nivel del mar. Con el paso del tiempo, se fueron instalando en distintos lugares, entre las dunas, en la costa, en los mismos dólmenes y aun en viviendas humanas.

Los Korreds abundan en Bretaña, donde se los conoce con una gran variedad de nombres. En épocas lejanas, algunos de estos elfos emigraron a Inglaterra y se asentaron en Cornualles, donde reciben el nombre de Spriggans. Y también se habla de la presencia de estos elfos de los dólmenes en los Pirineos. Algunos los ven como enanitos muy poco agraciados con unos ojos rojos y brillantes como rubíes y la piel oscura de los genios de la sombra. Otros añaden algunos rasgos que los afean mucho más: son contrahechos, con los ojos hundidos, la piel muy negra, el pelo hirsuto, tienen patas de cabra y garras de gato. Sus voces son apagadas, y hay algunos, a los que se conoce con el nombre de Crions, que ríen a carcajadas durante toda la noche.



Al estar vinculados a los dólmenes, tienen el don de la profecía, practican artes mágicas y no hay secreto relativo a los tesoros de la región que escape a su conocimiento. Las noches de los miércoles celebran sus fiestas entregados al baile, que es para ellos una actividad muy placentera. Sin embargo, la danza no es una mera diversión, sino que forma parte de sus ceremonias élficas, y se entregan a ella con un impulso tan vivo y enérgico, que bajo sus pies la hierba se quema formando círculos. Como sucede con las danzas de las hadas, es muy peligroso para los humanos unirse a ellas. Si a los Korreds se les interrumpe o se les molesta de alguna manera en estos momentos, reaccionan con violencia inusitada y castigan al intruso obligándolo a bailar hasta que muere de agotamiento. Fuera de estos arranques de ira, los Korreds son serviciales con los humanos, y colaboran en algunas tareas cotidianas, o les arriendan por muy poco dinero bueyes, utensilios de cocina y herramientas, empleando un procedimiento pactado entre ellos a través de la piedra de los préstamos donde se dejan las monedas y los objetos de intercambio.

  • Para más información:
Korred, en Mitos Universales

Título: Vida, secretos y costumbres del mundo encantado de las Hadas
Autora: Teresa Martín

Editorial: Optima, colección Luxor, 2003

Formato: Tapa dura, 285 páginas

Precio: 6€