Tirgoviste, Bran y Vlad Tepes

1/28/2007 Beldz 0 Comments


Tirgoviste fue la capital de Valaquia (Rumania) durante el reinado de Vlad Tepes, "El Empalador" (1428-1476). Vlad, conocido actualmente como Drácula, era hijo de Vlad Dracul -su nombre se debe a que perteneció a la orden del dragón, por su crueldad y sangre fría- y nieto de Mircea. Para muchos es visto como defensor de los intereses de su país, pero para otros sólo es alguien que torturaba y mataba por placer.

Su infancia se caracterizó por el aprendizaje en la lucha y su padre lo instruyó en las artes de la guerra y en la religión cristiana. Con trece años fue capturado como rehén por los invasores turcos otomanos y durante su exilio creció en él el instinto asesino; es posible que aprendiera en esta región la forma del empalamiento, la pena de muerte que más le gustaba. Cuando volvió a Transilvania, su padre ya había muerto a manos de los boyardos -la nobleza de la región- y les tuvo odio eterno, al igual que a los turcos. Contra todos ellos emprendió su venganza a lo largo de los años.

En Tirgoviste se hallaba su palacio. El episodio más famoso que lo rodea tiene que ver con la venganza emprendida hacia los boyardos. Se dice que los invitó en su residencia para celebrar un gran banquete, durante las fiestas de Pascua. Mientras transcurría la comida los culpó de haber asesinado a su padre y a su hermano -al que enterraron vivo- y empaló a los más viejos. Los que dejó vivir los trasladó cerca del río Arges para que terminaran un castillo fortificado que se estaba construyendo Vlad, condenándolos a trabajos forzados, muchos de los cuales perecieron. Entre las ruinas de este palacio se conserva una magnífica torre, donde se dice que Vlad se deleitaba viendo empalados en el patio a sus enemigos.

Bran es otro de los diversos lugares que hay que visitar para conocer un poco más de la vida de este brutal gobernante. El castillo medieval de Bran, situado cerca de la ciudad de Brasov, fue residencia principal de su padre Vlad Dracul. Parece ser que Tepes lo utilizó sólo como cuartel general para sus incursiones en Transilvania, pero nunca habitó en él. Originariamente fue una fortaleza construida por "Los Caballeros de la Orden Teutónica" en el año 1212 y conquistada, posteriormente, por los sajones. Actualmente ha sido restaurado y convertido en residencia de los príncipes de Rumania.

Imágenes:


Vista de la región de Tirgoviste
Torre del palacio de Tirgoviste
Castillo de Bran


Floris et Blanchefleur

1/21/2007 Beldz 0 Comments


Una bellísima historia de amor, encuadrada en la novela cortesana de los siglos XII y XIII europea.

Flores y Blancaflor, en la traducción española, fue una de las historias de amor más populares durante la Edad Media. Apareció en Europa a mediados del siglo XII, escrita en francés antiguo, aunque se dieron diferentes versiones en lenguajes vernáculos, como la versión inglesa, diferente de la original.
La historia se sitúa en la Hispania musulmana, donde el rey de Al-Andalus, en una de sus aventuras, ataca a un conjunto de peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela. Entre éstos había un caballero francés acompañado por su hija; éste acaba muerto y su hija capturada para convertirse en la segunda mujer del rey musulmán. Ambas quedan embarazadas y nacen Floris (de la reina musulmana) y Blanchefleur (de la hija del caballero francés). Los dos se crían juntos en la corte y de ahí el destino que los habría de unir.

  • Para más información:
Título: Flores y Blancaflor. Una historia anónima medieval
Editorial: Miraguano Ediciones
Colección: Libros de los Malos Tiempos
Nº de páginas: 146
Precio: 12 €

Glastonbury

1/20/2007 Beldz 2 Comments


Glastonbury se encuentra al sur oeste de Inglaterra, a unas dos horas y media por carretera desde Londres. ¿Pero por qué se ha hecho tan famoso? Se dice que está situada en la antigua isla de Avalon, región muy importante en las leyendas de tradición artúrica, por ser la isla en la que se llevó el cuerpo del fallecido Arturo después de la batalla de Camlaan. Aunque el atractivo principal, a parte de sus callejones medievales, se debe a la abadía, hoy prácticamente destruida.

Así pues, nos situamos en el siglo VII. Los invasores sajones llegaron a Bretaña y una vez establecidos en Somerset (región donde se situa Glastonbury) se convirtieron al cristianismo. Uno de sus reyes, Ine de Wessex, fue una de las figuras más importantes en la historia de esta región por ser el que alzó y dio importancia a la abadía. Fue en el siglo X cuando la iglesia se agrandó, gracias al abad Dunstan, y con la llegada de los normandos se agregaron otros edificios anexos al este de la antigua iglesia sajona. En esta época, la abadía era uno de los lugares más ricos del país.

En 1184 las magníficas estructuras normandas y muchos de los antiguos tesoros fueron, por desgracia, consumidos por el fuego. Las construcciones monásticas tuvieron que ser renovadas, labor que duró 30 años. El día de Navidad de 1213 fue el año escogido para re-consagrar la nueva iglesia y retomar los servicios, aunque parece ser que la nave no estaba del todo acabada -recordad que se puede ofrecer misa siempre y cuando esté acabada la cabecera y la zona presbiterial-. En el siglo XIV, la abadía volvió a recuperar la riqueza que la había caracterizado durante su antigüedad y se convirtió en la segunda iglesia más rica de Bretaña -la primera era Westminster-. Pero la desgracia recayó otra vez sobre ella; ahora, para aniquilarla totalmente: Enrique VIII decretó en 1536 la "Disolución de los Monasterios", por la que fueron abandonados muchos de los que había en la Gran Bretaña.

La abadía es objeto de diversas leyendas que ayudaron, durante la Edad Media, a que llegaran olas de peregrinos. En un origen, la región era un centro megalítico, como Stonehenge, y posteriormente un centro druídico. Se consideraba también, como he dicho, que estaba situada en la isla de Avalon y que allí estaban enterrados Arturo y Ginebra, así como diversos santos locales. Actualmente aún hay una placa -falsa, evidentemente- que dice que allí yace el rey Arturo. Mientras se gestaban estas leyendas, se pensó en este territorio como un posible sitio de adoración pre-cristiana. Según algunas versiones, José de Arimatea, después de la muerte de Jesús, pasó por Glastonbury con el Santo Grial y fundó la abadía.

La torre que se alza no lejos de la iglesia -Glastonbury Tor- aún es centro de especulaciones sobre su función primigenia. ¿Podría haber sido un centro espiritual, un centro donde se realizaban rituales?

Fin de semana medieval en Sant Vicenç de Montalt

1/13/2007 Beldz 3 Comments


13-14 de enero de 2007
Horario: 11.00 a 14.00h y de 16.00 a 20.00h

Este fin de semana se celebra en esta población de la costa del Maresme, en Catalunya, un pequeño mercado medieval. A parte de las típicas tiendas, hay actuaciones musicales, talleres, demostraciones de oficios y artesanía.

Yo me he pasado un rato esta mañana, aunque ya había ido hace cuatro años, y es tal y como lo recordaba: el número de tiendas se extiende a veinticinco, como mucho, y bastantes de ellas son de alimentación. He visto a un hombre haciendo la masa del pan, otro confeccionando espadas de madera y otro trabajando el hierro. Había, además, una tienda bastante grande regentada por árabes en la que podías comprar un té muy bueno. Es, como he dicho, un mercado pequeño, propio de este tipo de poblaciones, con la única finalidad de hacer una cosa distinta y pasar un buen rato. Yo, como siempre, no me he podido ir de allí sin comprar alguna cosa.



Las iglesias de madera

1/06/2007 Beldz 0 Comments


Las iglesias de madera, o "Die Stabkirche", se encuentran en el sur de Noruega, aunque tan sólo se conservan treinta de las mil que se llegaron a construir en esta región entre el 1100 y el 1300.

Urnes

Como el nombre indica, están hechas a partir de maderas encajadas a la perfección, y con este mismo material se realizaban las decoraciones: capiteles, relieves y tallas. El resultado es una arquitectura sin precedentes, con un diseño original y al servicio de la comunidad de fieles cristianos. Además, el interior de éstas se equiparaba a cualquier iglesia cristiana de Europa: las más simples se realizaban a partir de una nave central, con presbiterio y coro, pero las más complejas podían llegar a tener tres naves, salas elevadas y una aguja en el tejado para reforzar los muros. Estas iglesias no sólo son atractivas por el diseño y el material usado para su construcción, sino que el paisaje que las rodea las hace doblemente bellas, pues están hechas y concebidas exclusivamente para este tipo de clima y entorno.

Éste es el caso de una de las más famosas, la iglesia de Urnes, en cuya portalada hay representados elementos cristianos y vikingos.