El viaje de los Argonautas

11/18/2007 Beldz 0 Comments


Título: El viaje de los Argonautas
Autor: Apolonio de Rodas
Editorial: Alianza Editorial, 2004
Colección: Clásicos de Grecia y Roma
Nº páginas: 263
Precio: 7,5€

Argumento:

Único poema que ha llegado hasta nosotros de la producción épica correspondiente al período que abarca del siglo VIII a.C. al siglo II d.C., "El viaje de los Argonautas", compuesto hacia mediados del siglo III a.C. por Apolonio de Rodas, es, tanto por su cronología como por su valor literario, el tercer poema épico del ámbito griego. Dividida en cuatro cantos, la obra ofrece una versión fundamentalmente completa de la antigua saga de los Argonautas que van en busca del Vellocino de Oro, aunque omita el trágico final de los amores de Jasón y Medea, bien conocidos por la tragedia de Eurípides. Como afirma Carlos García Gual en su prólogo al presente volumen, Apolonio logró "recoger la mayoría de los datos míticos transmitidos por una lejana tradición, conferirles verosimilitud y animarlos dramática y plásticamente".

Apolonio de Rodas (Alejandría, 295 a.C. - Rodas, 215 a.C.) fue un poeta y gramático griego, discípulo de Calímaco, bibliotecario de Alejandría. Recibió el encargo de educar al hijo de Tolomeo Filadelfo, el futuro Tolomeo III, y durante todo el tiempo que estuvo en este cargo escribió el poema épico de los Argonautas, lo que le llevó a disputar con su maestro, que era enemigo de los poemas narrativos extensos; parece ser que, al principio, "El viaje de los Argonautas" no tuvo una buena acogida, pero luego en Roma gozó de un gran prestigio. Apolonio escribió también numerosos libros sobre gramática, epigramas y poemas sobre la fundación de ciudades, pero estos últimos no se han conservado.

El viaje de los Argonautas se conoce también por el nombre de "Argonáuticas". La editorial Gredos, en su colección clásica, tiene, precisamente, su edición con este último título.


Yves Tanguy: El universo surrealista

11/01/2007 Beldz 3 Comments


Título:
Yves Tanguy. El universo surrealista
Lugar: Museu Nacional d'Art de Catalunya
Fecha: del 26/10 del 2007 al 13/01 del 2008

Calificado como "el más surrealista de los surrealistas" por André Breton, impulstor de este movimiento artístico, Yves Tanguy (París, 1900 - Woodbury, Connecticut, 1955) sigue siendo uno de sus representantes menos conocidos por el gran público.
Marinero de profesión y pintor autodidacta, Tanguy inició su carrera en Francia, pero su consagración como artista se produjo en Estados Unidos, donde se exilió en 1939 y donde vivió hasta su muerte. Es en los museos norteamericanos donde se conserva gran parte de su obra, que ahora se presenta en el MNAC en la primera gran antológica dedicada al artista francés que puede verse en el Estado español.
La exposición, organizada en colaboración con el Musée des Beaux-Arts de Quimper, reúne más de doscientas cincuenta obras. De su producción pictórica, la más relevante, se exhiben unas cincuenta pinturas, desde las primeras obras postcubistas y expresionistas de 1924 hasta "Multiplicación de los arcos", pintada poco antes de su muerte. El discurso expositivo se completa con un importante número de piezas de su obra gráfica: guaches, grabados, dibujos automáticos y cadáveres exquisitos, juegos surrealistas que Tanguy compartió con amigos suyos como Joan Miró, André Breton o Jacques Prévert. Libros y revistas de la época ilustradas por Tanguy, fotografías de Man Ray o Dora Maar y documentación inédita ayudan a contextualizar el universo surrealista del pintor.

Teniendo en cuenta mis gustos, esta antológica me ha gustado sólo en ciertos aspectos. Uno de ellos son las fotografías de su vida, junto con las del grupo surrealista. Segundo, los dibujos que hizo con sus compañeros, los llamados "cadáveres exquisitos", en los que salen auténticas obras que van más allá de la imaginación. Tercero, sus dibujos e ilustraciones eróticas, que llegan a dar, incluso, cierta repugnancia. Por otro lado, he echado en falta más de sus pinturas.; ciertamente no es lo que más predomina en la exposición.

La sensación que tuve al salir fue de un desconcierto total, porque realmente no entendí nada sobre los temas que intentó plasmar en las pinturas. Visualmente son impactantes, y esas formas en primer plano en los cuadros de su última etapa son muy bonitas, pero a parte del color, el cielo y las figuras, no me llegó a transmitir nada más. Pero claro, ese es el resultado de plasmar todo un mundo onírico que sólo está en la mente del pintor, y el espectador debe informarse de cuál es este mundo, lo que pretendía, cosa que yo no hice antes de entrar. Por eso, para sacarle más provecho a la exposición lo que debo hacer es completar todos los vacíos que me faltan para comprender quién era en su totalidad Yves Tanguy.