Carreras de caballos en el Bois de Boulogne

6/07/2011 Beldz 4 Comments


El Bois de Boulogne es un parque que se encuentra en el XVI arrondisement de París. A mediados del siglo XIX, este lugar era famoso por sus competiciones de caballos: en 1858 se había contruido el hipódromo de Longchamp sobre un antiguo emplazamiento de una abadía del siglo XII. Podéis imaginaros la atracción que ésto supuso entre las clases media-altas de la sociedad parisina. Además, aquí se celebraba una gran carrera internacional, el Grand Prix de París, la más importante de todo el año. Para esta ocasión, los asistentes llegaban con sus elegantes carruajes vestidos con sus mejores galas.

Os pongo unas pequeñas citas extraídas del libro "Los impresionistas se entretienen" -recomendabilísimo-, de Pamela Todd, que ilustran muy bien este acontecimiento:

Los parisinos del Segundo Imperio iban a las carreras como quien iba al teatro: los espectadores eran el espectáculo. Los extravagantes vestidos que lucían, los lujosos carruajes que los llevaban hasta allí, quién acompañaba a quién, todo era argumento y escenografía para la entusiasta muchedumbre que observaba desde los laterales de los Campos Elíseos, o desde las tribunas en las carreras. El drama lo proporcionaba la propia carrera, y desde la introducción den 1867 de un sistema organizado de apuestas mutuas, los espectadores de las carreras podían incrementar la tensión haciendo una apuesta.

Naturalmente, estas actividades tan modernas y excitantes atrajeron a los impresionistas. Manet y Degas eran habituales en las pistas de Longchamp, Auteuil, Chantilly y Versalles, y las emplearon como escenarios de sus cuadros, aunque Manet tendía a describir la gran emoción y velocidad de una carrera, mientras que Degas, con su ojo de novelista para el detalle, encuentra un drama sutil en el jinete caído, la salida nula o la tensión de los jockeys sobre sus monturas en la zona acordonada enfrente de la tribuna principal. La extraordinaria modernidad de Degas resulta especialmente evidente en estos cuadros que ofrecen una mirada a una sociedad que estaba sufriendo una profunda y rápida transformación.


Childe Hassam
En el Grand Prix de París (1887)

Childe Hassam
Día del Grand Prix (1887)


Manet
Las carreras en Longchamp (1864)


Manet
Carrera en el Bois de Boulogne (1864)


Degas
Salida nula (1872)

4 comentarios:

La Suerte Está Echada dijo...

Buenísimas las obras, grande Manet!! Además el otro día viendo la final de Roland Garros me pareció escuchar al comentarista que este complejo tenístico se encuentra ahí, en el Bois de Boulogne... No lo sabía, pero tampoco consigo encontrar confirmación. Tu lo sabes?

Beldz dijo...

¡Buenas!

Pues mira, lo he buscado en la web de Roland Garros y, efectivamente, parece ser que se encuentra justo al lado del Bois de Boulogne. ¡Yo tampoco lo sabía! Y eso que también estuve viendo algunos partidos del torneo, jeje.

Otra cosa que aprendemos hoy :D

Por cierto, te paso el enlace por si quieres ver el mapa:

http://www.rolandgarros.com/pdf/RGStadiumMap_En.pdf

Loren dijo...

Interesante tema, no sabía lo de este hipódromo, aunque sí el gusto por las carreras en esos tiempos.

Creo que lo contó mi profesor de literatura francesa hace ya unos cuantos años, aunque no lo recuerdo con exactitud. xD

Beldz dijo...

Yo no sabía ni que existía el Bois de Bolougne, imagínate. Como queda un poco lejos del centro turístico de París, no me había dado cuenta. Y eso que el parque es más grande que Hyde Park y Central Park :O