Los impresionistas están de moda: exposiciones temporales

1/26/2013 Beldz 2 Comments


Si os gusta el impresionismo y el post-impresionismo... ¡estáis de enhorabuena! Porque se avecinan tres exposiciones que harán las delicias de todos los amantes de la pintura del siglo XIX y de principios del siglo XX. En realidad, no sólo para los que les guste ese género pictórico en concreto, sino para todos los que tengan una inquietud estética y les guste la pintura. El museo Thyssen-Bornemisza de Madrid inaugura, el próximo 5 de febrero, Impresionismo y aire libre. De Corot a Van Gogh, y el 4 de junio la primera exposición monográfica en España dedicada a Camille Pissarro (1830-1903). Pero eso no es todo: la Fundación Mapfre inaugura, el 2 de febrero, Impresionistas y post-impresionistas. El nacimiento del arte moderno. Obras maestras del Musée d'Orsay. Interesantes, ¿verdad? Se acerca una primavera plenamente impresionista. ¡No la dejéis escapar! Aquí tenéis los datos necesarios:


Impresionismo y aire libre.
De Corot a Van Gogh
Del 05 de febrero al 12 de mayo de 2013
Museo Thyssen-Bornemisza (Madrid)

Analizar el papel de la pintura al aire libre como motor de la renovación plástica del siglo XIX es el objetivo principal de esta exposición. En general, tendemos a relacionar la pintura al aire libre con el impresionismo pero, cuando Monet, Renoir, Sisley o Pissarro empezaron a exponer sus obras en el estudio del fotógrafo Nadar, en 1874, la pintura en plein air llevaba ya casi un siglo de desarrollo. Los estudios al aire libre constituyeron, de hecho, parte fundamental de la formación del pintor de paisajes desde fines del siglo XVIII. Más tarde, convertida en eje del naturalismo, su potencialidad renovadora se extendió hasta finales del siglo XIX. La muestra reunirá alrededor de 100 obras en un arco cronológico que va desde 1780 hasta 1900, aproximadamente; desde los iniciadores del paisaje al aire libre, como Pierre-Henri de Valenciennes y Thomas Jones, a artistas como Turner, Constable, Corot, Rousseau, Courbet, Daubigny y todos los grandes maestros del impresionismo, hasta llegar al cambio de siglo con Van Gogh o Cézanne, entre otros muchos nombres imprescindibles.

Eugène Boudin 
Étretat. El acantilado de Aval (1890)

Vincent Van Gogh
Paisaje bajo un cielo agitado (1889)

Cézanne 
Granja en Normandía (1882)


Pissarro
Del 04 de junio al 15 de septiembre de 2013
Museo Thyssen-Bornemisza (Madrid)

En el verano de 2013, el Museo Thyssen-Bornemisza presentará la primera exposición monográfica en España del pintor impresionista Camille Pissarro (1830-1903). Figura fundamental del Impresionismo -fue redactor de su carta fundacional y el único que participó en las ocho exposiciones impresionistas, de 1874 a 1886-, quedó sin embargo eclipsada por la gran popularidad de sus amigos y compañeros, principalmente Claude Monet. Con más de 70 obras, esta exposición buscará restaurar su reputación, presentándolo como uno de los grandes pioneros del arte moderno. El paisaje, género que domina en su producción, centrará el recorrido de la muestra, visitando cronológicamente los lugares donde residió y pintó: pueblos como Louveciennes, Pontoise y Éragny, pero también ciudades como París, Londres, Rouen, Dieppe y Le Havre, pues, aunque su obra se asocie habitualmente a la vida rural, a la que dedicó más de tres décadas, en sus últimos años se trasladó al medio urbano, y su producción de entonces está dominada por las vistas de ciudades. La exposición está comisariada por Guillermo Solana y se presentará posteriormente en la sede de CaixaForum en Barcelona.

Pissarro 
Camino de Versalles, Louveciennes (1870)

Pissarro 
Campo de coles, Pontoise (1873)


Impresionistas y post-impresionistas.
El nacimiento del arte moderno.
Obras maestras del Musée d'Orsay
Del 02 de febrero al 05 de mayo de 2013
Fundación Mapfre (Madrid)

El impresionismo tuvo su punto de partida en 1874 cuando un numeroso grupo de artistas desafió el Salón oficial de París con una muestra paralela de artista reunidos bajo el nombre de Sociedad Anónima de pintores, escultores y grabadores. El grupo de impresionistas se reunió hasta en ocho ocasiones para celebrar su nuevo arte. La última de estas citas, la exposición de 1886, es el punto de partida de esta nueva cita del público madrileño con el Museé d'Orsay. De esta prestigiosa pinacoteca provienen las 80 obras con las que la Fundación Mapfre nos invita a conocer la evolución del impresionismo y el postimpresionismo. En este trazado del arte de aquellos años la muestra hace paradas en los trabajos de Renoir en torno a las bañistas, el constructivismo de Cézanne, el retrato de los bajos fondos del genial Toulouse-Lautrec, la huida de Gauguin y sus amigos a Bretaña, la creación del grupo de los Nabis, con Serusier, Maurice Denis, Bonnard o Vallotton y la locura de Van Gogh en Arles. Todos ellos grandes momentos de la historia del arte que harán de esta muestra una de la más importantes de este año. (Información extraída de Fotoblog).

Monet 
Londres, el Parlamento (Vista del sol entre la niebla) (1904)

Renoir 
Las bañistas (1919)

Westwood, de Stella Gibbons

1/23/2013 Beldz 0 Comments


Ya está disponible en La Espada en la Tinta mi nueva reseña: Westwood, de Stella Gibbons (1902-1989), una novela ambientada en el Londres de la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que la edición de Impedimenta es una maravilla -la portada ya atrae por si sola, sin necesidad de leer el argumento-, la novela no atrapa al lector. Le falta algo de vivacidad en su prosa, algo de gracia y fuerza literaria.

Stella Gibbons (1902-1989) fue una de las grandes novelistas inglesas del siglo XX. La mayoría la recordaréis por su obra más célebre y popular, «La hija de Robert Poste», una novela ingeniosa y divertida, ganadora del Premio Fémina en 1934 –uno de los grandes premios literarios franceses–. En ella parodiaba el pesimismo rural de su compatriota Thomas Hardy (1840-1928), el autor de «Tess, la de los D'Urbervilles» o «Los habitantes del bosque»; novelas con desenlaces desafortunados en las que el destino de sus protagonistas se veía truncado por las imposiciones sociales. Esas diferencias de clase, no obstante, aún se percibían claramente en las novelas de principios y mediados del siglo XX, aunque poseían un matiz diferente, no tan arraigado en la tradición. En «Westwood» también lo veremos: la desigualdad aparece como un trasfondo constante de los acontecimientos, indisoluble del período histórico en que se sitúa.

Compras literarias (2)

1/06/2013 Beldz 0 Comments


Antes que nada quisiera desearos a todos un feliz año nuevo. Disculpad que no lo haya hecho antes. Espero que hayáis tenido unas buenas fiestas navideñas y que este año se presente, en todos los aspectos, mucho mejor que el anterior. Que tengamos salud y que se nos cumplan, al menos, algunos de nuestros deseos. Yo, por mi parte... ¡intentaré actualizar más a menudo el blog!

                                       .....................................................................

El pasado mes de agosto decidí mostraros los últimos libros que había comprado o me habían regalado. Como me gustó la experiencia, quiero continuarla. Así que hoy os traigo los libros que han engrosado mis estanterías en los últimos cuatro meses. Intento moderarme tanto como puedo, y cada vez soy más selectiva. No me gusta tener una pila considerable de libros sin leer, aunque al final siempre resulta inevitable. En esta pequeña selección vuelven a predominar los clásicos. Por ejemplo, los clásicos alemanes: Penas del joven Werther es un título imprescindible que quería tener desde hace tiempo. Me entusiasmó la primera vez que lo leí, y quiero releerlo en cuanto pueda. Es una novela que influenció considerablemente en la literatura del Romanticismo y en la sociedad de su época. Y para entender mejor este movimiento, he comprado La escuela romántica, un ensayo escrito por Heinrich Heine -considerado el último poeta alemán del Romanticismo-.
  • Penas del joven Werther, de J. W. Goethe: las trágicas desventuras de Werther inspiraron toda una moda juvenil: el modo de amar y de expresarse, trajes y complementos a imitación de los que llevaban los protagonistas, objetos de adorno e incluso perfumes supuestamente cautivadores; pero también llevó a algunos jóvenes al suicidio, desengañados por amores imposibles. Desde el momento de su publicación se convirtió en un superventas y en un clásico entre la juventud europea, tan ávida de rebeldía y libertad, provocando un gran escándalo al proclamar la supremacía de los sentimientos sobre la razón, así como de la pasión erótica idealizada sobre el sagrado vínculo matrimonial. Con esta obra, Goethe alcanzó en vida la inmortalidad del artista, del genio.
  • La escuela romántica, de Heinrich Heine: es un texto combativo y de elevado tono polémico. Imbricado de forma inequívoca con la agitada situación política europea del primer tercio del siglo XIX, este libro escrito en una prosa moderna, directa y casi periodística, caracterizada por un estilo incisivo e impregnado de humor, supuso un acertado análisis de este movimiento por parte de quien se declaraba «su último poeta». Como primer moderno, sin embargo, y espoleado por su excepcional clarividencia, Heine adoptó asimismo en esta obra un lúcido posicionamiento en contra del mismo en cuanto corriente reaccionaria y conservadora, valedora del absolutismo, y en favor de una literatura y un arte comprometidos con el espíritu de su época. 


Émile Zola es un escritor que me encanta. Ya había leído su artículo Yo, acuso, escrito para el diario L'Aurore en 1898, en el que defendía al capitán Alfred Dreyfus de unas falsas acusaciones. Pero no fue hasta que leí El paraíso de las damas que me cautivó totalmente. Además, ese sentimiento se incrementó al ver la serie de la BBC, The Paradise, estrenada a finales del año pasado y basada ligeramente en esta novela de Zola, quizá la más rosa de la serie Los Rougon-Macquart. Zola volvió a cautivarme hace poco con Naná, su obra maestra; una novela extraordinaria, la mejor representante del naturalismo literario. Así que, indudablemente, voy a sumergirme aún más en la prosa de este gran escritor francés; y por ello, empezaré por el principio, con el primer volumen de la serie Los Rougon-Macquart: La fortuna de los Rougon.

También es sabida la afiliación de Zola con el movimiento impresionista y, sobre todo, con el pintor Édouard Manet, uno de sus precursores. Manet siempre buscó el reconocimiento oficial, pero su pintura, por transgresora para la época, no era aceptada en los Salones de París que organizaba la Academia de Bellas Artes. Émile Zola quiso defender a su amigo de las duras críticas que recibía. Esta edición de la editorial Abada recopila los escritos que Zola dedicó a la defensa pública de Manet.
  • La fortuna de los Rougon, de Émile Zola: situada en los revueltos tiempos que marcaron la efímera experiencia de la III República francesa, «La fortuna de los Rougon», primer volumen de la extensa serie conocida como «Los Rougon-Macquart», establece el origen de esta frondosa saga y narra el ascenso social de la rama de los Rougon a favor de los vendavales políticos y la instauración del imperio.
  • Escritos sobre Manet, de Émile Zola: los escritos que Émile Zola dedica a la defensa pública del pintor Manet se extienden desde 1866 hasta 1884, constituyéndose en una atalaya privilegiada para apreciar en todos sus matices cómo el pintor va introduciéndose en «el mundo del arte» y cómo éste va transformándose a lo largo del siglo XIX.


Hace mucho tiempo que quería leer a Fernando Pessoa. Empecé a tener el gusanillo por su obra a medida que iba leyendo una serie de cómics -que os recomiendo encarecidamente- de Dupuy y Berberian, El señor Jean. El protagonista era un entusiasta de este escritor portugués. Así que poco a poco tuve ganas de leer algo suyo. La oportunidad la tuve hace escasos meses, cuando la editorial Austral empezó a publicar unas nuevas ediciones en bolsillo, baratísimas, de algunos clásicos de la literatura. Entre ellas, esta antología de Pessoa, muy recomendable para los que quieran iniciarse en su prosa poética. 
  • Antología poética, de Fernando Pessoa: nacido en Lisboa en 1888 y muerto en la misma ciudad en 1935, Fernando Pessoa es el mayor exponente de la poesía portuguesa contemporánea. La presente antología ha sido traducida y presentada por el poeta y profesor Ángel Crespo, cuyas versiones del italiano y del portugués han alcanzado gran reconocimiento. Su introducción ahonda en la increíble personalidad intelectual de Pessoa, y su selección de poemas ofrece lo mejor de este gran poeta.


En esta ocasión, he comprado un libro de historia en inglés, muy relacionado con mi reciente entusiasmo por Émile Zola y la serie de la BBC, The Paradise. Este libro trata la creación de los primeros grandes almacenes de París, Au Bon Marché, a mediados del siglo XIX. Nos cuenta quienes eran sus propietarios -los Boucicaut- o cómo influenciaron en la cultura burguesa de su tiempo. A pesar de que es un libro interesantísimo, al menos desde mi punto de vista, la edición deja bastante que desear. Es un libro caro, en tapa blanda y papel reciclado, con algunas ilustraciones en blanco y negro.
  • The Bon Marché. Bourgeois Culture and the Department Store, 1869-1920, de Michael B. Miller: Offering a comprehensive social history of the Bon Marche, the Parisian department store that was the largest in the world before 1914, this title explores the bourgeois identities, ambitions, and anxieties that the emporia so vividly dramatized


Martín de Riquer es toda una eminencia en literatura medieval, doctor en Filología Románica. Especialista en cantares de gesta, lírica trovadoresca o heráldica, es de obligada lectura para los amantes de la época medieval. Los trovadores ha llegado a convertirse en un clásico. Recopila las biografías de muchos de los trovadores del sur de Francia y una gran cantidad de poemas en su lengua original, el provenzal. Sin duda alguna, es uno de los mejores libros que tengo en mi biblioteca personal.
  • Los trovadores, de Martín de Riquer: desde su aparición hace más de treinta años, «Los trovadores» se ha convertido en un libro de culto no sólo entre los especialistas en literatura medieval, también entre los amantes de la poesía y la cultura. La introducción al mundo de los trovadores, así como la presentación de los ciento veintidós seleccionados, nos adentran en un mundo medieval constituido por nobles, damas u obispos, entre otros. Al mismo tiempo, ofrece las herramientas culturales y lingüísticas necesarias para disfrutar de las trescientas sesenta y una composiciones recogidas.



Finalmente, quedan por comentar dos extraordinarios regalos navideños -no negaré que ya los había escogido yo previamente-. Como Los trovadores -que tiene la friolera de 1760 páginas-, estos dos libros también pasan de las mil páginas. No soy muy partidaria de los libros extensos. Sin embargo, en algunas ocasiones, como ésta, hago excepciones. La edición en tapa dura de El conde de Montecristo, publicado por Mondadori, es una maravilla. Me encanta Alexandre Dumas y ya estaba deseando leer este gran clásico de la literatura universal. 

Después de París, Londres es, por ahora, mi otra gran ciudad favorita. Cuando supe que Peter Ackroyd le había escrito una biografía, no pude resistirme a añadirla inmediatamente a mi lista de deseados. El autor nos sumerge en la historia de esta ciudad, desde la prehistoria hasta el siglo XX, y la ameniza con anécdotas y diversas ilustraciones.
  • El conde de Montecristo, de Alexandre Dumas: es un clásico de enorme poder de sugestión, a través de la figura del hombre solitario que, luego de sobrevivir a la injusta condena y la miserable prisión, regresa para hacer justicia. Retrato de época, romántico, crítico y social, por un genio del siglo XIX.
  • Londres, de Peter Ackroyd: a través de un sorprendente recorrido por su historia, que no rehuye los episodios más negros, los barrios más peligrosos ni los aspectos más sombríos y menos conocidos, el genial escritor londinense arroja luz sobre una ciudad caracterizada por la bruma. Una obra original, detalladamente documentada y escrita con auténtico y genuino talento que nos descubre rincones insólitos, narra jugosas anécdotas y reconstruye acontecimientos memorables.