Compras literarias (3)

4/28/2013 Beldz 4 Comments


Han pasado casi cuatro meses desde la última vez que os mostré mis últimas compras literarias. Así que ya toca un nuevo repaso. Esta vez, he comprado o me han regalado -porque también fue mi cumpleaños- diversos clásicos y libros de historia que tenía muchas ganas de tener. Por ejemplo, empezamos por dos clásicos italianos de finales del medievo y principios del Renacimiento. El primero, El Príncipe, es una nueva edición que ha publicado Ariel con motivo del quinto centenario de su publicación. Es una buena oportunidad para hacerse con este clásico que aún influye en la actualidad. El segundo, el Decamerón, es otro clásico que debe figurar en cualquier buena biblioteca. Debolsillo lo acaba de publicar en tapa dura y con una excelente introducción de Vittore Branca, titulada Boccaccio medieval. Si queréis profundizar un poco más sobre uno de los cuentos que aparece en el libro, Nastagio degli Onesti, os remito a una serie de artículos que escribí sobre Boccaccio y Botticelli.
  • El Príncipe, de Nicolás Maquiavelo: En la línea de «El arte de la prudencia» de Baltasar Gracián, y pese a que hay varias ediciones de «El príncipe» en el mercado, esta nueva edición, que coincide con el quinto centenario de su escritura, posee un triple valor añadido: una cuidada traducción realizada por el prestigioso profesor Emilio Blanco, una selección de textos inéditos de Maquiavelo sobre la ambición, la ingratitud, la fortuna y la ocasión y unos mapas conceptuales con los principales conceptos de «El príncipe».
  • Decamerón, de Boccaccio: Giovanni Boccaccio logró con el Decamerón, en palabras de Herman Hesse, «la primera gran obra maestra de la narrativa europea». Titulado así por la palabra griega que designa «diez jornadas», es uno de los grandes monumentos de la literatura universal. Siete damas y tres jóvenes se retiran a las afueras de Florencia huyendo de la peste de 1348. Allí permanecen diez días con sus diez noches y, para distraerse, cada uno de ellos debe hacerse cargo de una jornada completa de entretenimiento. La actividad principal se centra en la narración de cuentos de amor y muerte y engaño, protagonizados por clérigos lascivos, reyes locos, amantes taimados y milagreros farsantes, entre otros. Abre esta edición el célebre ensayo Boccaccio medieval, donde Vittore Branca disecciona el espíritu boccacciano para reivindicar su gozosa tradición medieval y rechazar las lecturas renacentistas espurias y forzadas.


Tampoco puede faltar en mis compras literarias algún libro de historia medieval. En esta ocasión, me decidí por uno un tanto macabro que nos hace reflexionar sobre la naturaleza de la guerra a partir de las atrocidades que se cometían en la Edad Media.
  • A hierro y fuego. Las atrocidades de la guerra en la Edad Media, de Sean McGlynn: Desmitificando los tópicos con que se nos suelen presentar los tiempos de la caballería, Sean McGlynn, profesor de la Universidad de Bristol, nos descubre en este libro la salvaje realidad de la guerra en la Edad Media: una realidad de trato brutal contra soldados y civiles, de presos masacrados, ciudades saqueadas, campos devastados… Nada de esto era fortuito, sino que estaba encaminado a lograr unos determinados objetivos. No se trata, sin embargo, de contarnos horrores del pasado, sino de hacernos reflexionar acerca de la naturaleza de la guerra, acerca de problemas que tienen plena vigencia en el siglo XXI.



Zoé Oldenbourg (1916-2002) me encanta. Historiadora especializada en la Edad Media francesa, se dedicó a escribir diversas novelas sobre el mundo del catarismo, como Las ciudades carnales y Los quemados, dos novelas que os recomiendo encarecidamente. Tiene una narrativa bastante particular, pero para los amantes de este tema en concreto es una autora imprescindible. Es una pena que sólo se encuentren en castellano sus obras más conocidas. Ando detrás de otro de sus libros más memorables, Las cruzadas. Lo tengo localizado. El problema es que está hecho polvo. Me parece que voy a comprarlo igualmente, porque lo que realmente importa no es que quede bien en la estantería, sino el conocimiento que reside en él.
  • Barro y cenizas, de Zoé Oldenbourg: En los confines de la Champaña y la Borgoña, en el siglo XII francés, se desarrolla la vida conyugal de la hermosa Aalais y de Ansiau, barón de Linnières: su amor, su separación, los hijos, su senectud y su muerte.
  • La piedra angular, de Zoé Oldenbourg: Un impresionante retablo de hombres y paisajes -desde los caminos del Languedoc hasta los valles de Palestina- del lejano mundo feudal prodigiosamente reconstruido en un libro que ha sido calificado como la mejor novela histórica de todos los tiempos.


Cada Sant Jordi tengo la costumbre de comprarme algún libro. Además, también coincide con el Día del Libro, así que es una buena oportunidad para darse un capricho o encontrar algunos saldos. Este año, he comprado dos libros descatalogados a muy buen precio: uno de ellos es la Breve historia de la Orden del Temple, del historiador José Luis Corral -un libro que no conocía pero que me atrajo inmediatamente-. El otro es una pequeña maravilla: El maleficio, de Jean Lorrain (1855-1906). Tengo cierta predilección por los autores decadentistas y simbolistas franceses. Jean Lorrain es uno de ellos, un dandi extraordinario, polémico, caído en la espiral del vicio, poeta. De momento sólo he leído Monsieur de Bougrelon, una obra maestra publicada por Cabaret Voltaire, que nos cuenta la historia del señor de Bougrelon, un dandi olvidado, extravagante, pasado de moda. Según los editores, es un retrato literario magistral, a inscribir sin ningún género de duda en el panteón de la estética fin-de-siècle, muy cerca del Des Esseintes de Huysmans.
  • Breve historia de la Orden del Temple, de José Luis Corral: Este ensayo pone en claro muchos de los mitos que se han ido transmitiendo a lo largo de los siglos acerca de la Orden del Temple. Esta obra nos descubre las interioridades de la mítica orden, explicándonos todo tipo de detalles curiosos: la jornada de un templario en tiempos de paz, las normas por las que se regía la orden, las circunstancias en que se implicó en las Cruzadas, la estructura jerárquica, el modo en que se financiaba, sus conflictos con la aristocracia y la realeza europea... Un completo y documentador ensayo en el que se rehuye de los ritos, mitos y leyendas que a lo largo de los siglos se han ido forjando en torno a una de las instituciones más fascinantes, enigmáticas y controvertidas de la historia.


  • El maleficio, de Jean Lorrain: El perverso señor de Phocas, personaje central de esta novela, resume por sí solo todo el espíritu de su autor. Esta novela, fundamental para entender el surrealismo, constituye, como toda la obra de Lorrain, una feroz y despiadada crónica mundana del París nocturno y cosmopolita de la belle époque.El protagonista se desliza sin control en una espiral de excesos que lo lleva a un mundo alucinado. Una novela negra que refleja la decadencia decimonónica y arranca las máscaras que, hoy como entonces, nos esconden.


Uno de los períodos del arte que más me gusta es el Romanticismo. Hacía mucho tiempo que sentía la inquietud de leer el que se considera su texto fundacional, a pesar de que Victor Hugo lo escribió en un año ya bastante tardío (1827). El manifiesto romántico es un prefacio que el autor escribió para su obra de teatro Cromwell. La editorial Península lo ha publicado de manera autónoma, junto con otro texto sobre Shakespeare que Victor Hugo escribió para ensalzar la figura del dramaturgo. En esta ocasión, os puedo ofrecer una pequeña reseña, porque ya lo he leído: se trata de un libro denso, difícil de entender, con algunas partes que me parecieron bastante pesadas, pero con otras realmente sublimes. Victor Hugo expone sus ideas sobre el teatro de su época, rompiendo radicalmente con las tradiciones clásicas, es decir, con la unidad de acción, espacio y tiempo. Nos ofrece un texto fundamental para entender lo que representó el movimiento romántico respecto a lo que hasta entonces había predominado: la tradición clásica en las artes.
  • Manifiesto romántico, de Victor Hugo: En efecto, la sociedad comienza cantando lo que sueña, cuenta después lo que hace y, en fin, se pone a pintar lo que piensa. Es por esta última razón, digámoslo de paso, que el drama, uniendo las cualidades más opuestas, puede estar al mismo tiempo lleno de profundidad y lleno de relieve y ser simultáneamente filosófico y pintoresco. Sería consecuente añadir aquí que todas las cosas pasan.


No voy a negar que yo también me siento seducida por la moda de los cupcakes, esas magdalenas recubiertas con chocolate, caramelo, queso fresco, limón... Hay para todos los gustos. Así que un día, cuando vi que Libros Cúpula había publicado un mini libro, bastante asequible de precio, dedicado a los cupcakes, decidí comprarlo. Es un librito interesante, cómodo y fácil de utilizar. ¡A practicar!
  • Cupcakes, de Estérelle Payany: 28 sabrosas recetas, divertidas y vistosas, en un minilibro que podrás llevar siempre contigo para cocinar cómodamente y con estilo en cualquier ocasión, ya sea en tu casa, de vacaciones o en una reunión de amigos.


El tapiz de Bayeux: una fuente de gran valor

4/20/2013 Beldz 3 Comments


El tapiz de Bayeux es una fuente histórica y artística de valor incalculable. A mí siempre me ha fascinado. De hecho, los tapices en general me gustan mucho; me parece increíble la paciencia del tejedor y las horas invertidas para historiar sobre una tela un hecho histórico de gran relevancia o cualquier otro tema simbólico. Uno de mis preferidos son los tapices de La dama y el unicornio, de finales del siglo XV, que se encuentran en el museo de Cluny de París, en una sala especial que realza todo su esplendor.

Pero en esta ocasión no voy a hablaros de estos tapices, sino de otro que tiene una gran fama: el tapiz de Bayeux, que recibe este nombre porque se encuentra en la localidad francesa de Bayeux, en el Musée de la Reine Mathilde. Está bordado sobre un lienzo de lino blanco de 68 metros de largo y 53 centímetros de alto, dividido por 58 escenas que cuentan la conquista normanda de Inglaterra, producida en el siglo XI. Os pongo en antecedentes: el reino de Inglaterra se formó en el siglo X, con alternancia en el poder de dinastías anglosajonas y reyes daneses que se disputaban el territorio de la llamada heptarquía, los siete dominios originales, entre los que destacaba el condado de Wessex. Cuando Canuto el Atrevido, último rey danés, murió sin herederos, en 1042, lo sucedió su hermanastro por parte de madre, Eduardo el Confesor, un sajón que había pasado 25 años desterrado en Normandía. Eduardo inauguró un largo período de paz y prosperidad, pero tuvo que hacer frente a la rebelión de Godwin, duque de Wessex, que se oponía a la influencia normanda promovida por el rey. Pese a todo, Eduardo decidió que su sucesor sería Guillermo, duque de Normandía, y relegó a segundo plano las reivindicaciones anglosajonas. Pero a la muerte de Eduardo en 1066, fue Haroldo, hijo de Godwin, quien se proclamó rey con el respaldo de la nobleza local. Guillermo, con el aval del Papa, cruzó el canal de La Mancha con una flota y se enfrentó con Haroldo en la batalla de Hastings, donde Haroldo halló la muerte. Empezaba así el dominio normando en Inglaterra, que influyó profundamente en la historia de Gran Bretaña.

La suerte del conflicto entre el normando Guillermo y el anglosajón Haroldo II se decidió el 14 de octubre de 1066 en lo alto de Senlac Hill, a unos pocos kilómetros de Hastings (Sussex). En este cerro se atrincheró la infantería pesada de Haroldo, atacada durante todo el día por los arqueros y la caballería de los normandos. Por la mañana, la ofensiva de los normandos no obtuvo ningún resultado, pero luego las filas de los sajones empezaron a resquebrajarse, hasta que la caballería logró penetrar en su formación y mató a Haroldo. 

El tapiz se atribuyó durante mucho tiempo a Matilde de Francia, esposa de Guillermo el Conquistador. Pero probablemente fue un encargo de Odón, hermanastro de Guillermo y obispo de Bayeux, y se confeccionó en Inglaterra, en Kent, de donde era duque Odón. De allí lo llevaron a Francia, a Bayeux, donde el tapiz debía exponerse en la catedral de la ciudad como testimonio de la gloria normanda. En este fragmento, los drakkar normandos surcan las aguas del canal de La Mancha para arribar a Inglaterra.

El tapiz no es sólo un despliegue de información sobre los usos y costumbres de una batalla medieval, sino que también aparece, en las franjas superior e inferior, escenas de la vida diaria, como las labores agrícolas. Para analizarlo más profundamente, os he copiado un fragmento del libro La caballería y el mundo caballeresco, de Josef Fleckenstein:

Es una suerte que, además de las fuentes narrativas, se nos haya conservado un testimonio visual de gran calidad de aquel acontecimiento: el famoso tapiz de Bayeux. El tapiz representa la batalla como un combate entre jinetes. El principal interés se centra claramente en la caballería, que es también la que decide el resultado. Los normandos se aseguraron la superioridad táctica mediante un ataque por sorpresa de su ejército de caballería. Los guerreros de a caballo de ambos bandos, llamados también milites, como en Francia, portan cotas de nudillos y ojetes, además de escudos largos almendrados y yelmos con protector de nariz, denominados a menudo en literatura cascos normandos. Los escudos largos llevan por lo general un cerco de color y están decorados con dibujos ornamentales o figuras; sirven, evidentemente, para caracterizar a sus portadores, por lo que funcionan como un precedente del escudo de armas, sin serlo aún de manera genuina. La forma del escudo suele denominarse también normanda, aunque esta atribución sea dudosa -en la medida en que, a pesar de aparecer testimoniada por primera vez en el tapiz de Bayeux, lo mismo que el nasal o protector de nariz, no lo portan sólo los normandos sino también sus enemigos, los sajones-. Permítasenos, no obstante, la hipótesis de que los normandos contribuyeron, al menos, de manera importante al desarrollo y propagación de esta forma de escudo, que sin duda alguna perfeccionaron.


La serie de imágenes del tapiz describe de un modo especialmente impresionante el uso de las principales armas de ataque, la lanza y la espada, común desde siempre entre los milites. Como es natural, la espada sólo se utilizaba cuando el combate no se había decidido a lanzadas o cuando la lanza se había quebrado. Pero lo más revelador es la posibilidad de reconocer los distintos tipos de manejo de la lanza. Durante la marcha, se lleva apoyando el regatón en el estribo y, a menudo, al hombro, o sostenida libremente en la mano. La imagen, sin embargo, cambia durante el ataque. En ese momento, el jinete procura alargar su alcance arrojando la lanza sobre el contrario, pero la manera más segura y eficaz de utilizarla consiste en alancear con ella, sobre todo cuando se ataca en formación cerrada. El jinete debe estar en ambos casos firmemente asentado, posición permitida por el uso del estribo. De hecho, todos los milites aparecen representados en el tapiz con el estribo y también con espuelas, que en el apogeo de la caballería se convertirán en símbolo de la condición caballeresca.



El tapiz reproduce una imagen de la batalla poco habitual por su amplitud y nos proporciona adicionalmente algunas indicaciones que merecen nuestra atención. Así, por ejemplo, uno de los participantes en la batalla es el obispo Odón de Bayeux, hermanastro del duque Guillermo. El obispo aparece revestido de la armadura acostumbrada, pero por su condición episcopal no porta espada sino una maza. Así, el hecho de que el obispo Odón de Bayeux prestara personalmente servicio de armas no constituye ninguna rareza sino que nos demuestra que los normandos fueron unos aplicados alumnos de los francos, pues responde a la práctica observada ya en Carlomagno de integrar en el servicio de la guerra a los magnates espirituales al igual que a todos los demás vasallos de la corona. El obispo Odón se limitaba, por tanto, a cumplir con su deber feudal. Sin embargo, es notable que, a pesar de cubrirse con una armadura completa, porta maza en vez de espada. El servicio de guerra estaba prohibido a los clérigos por el mandamiento eclesiástico según el cual quien echa mano de la espada, morirá por la espada. Al portar maza, el obispo evita formalmente incurrir en culpa, a pesar de que la maza sirve para el mismo objetivo que la espada.

                                      ....................................................................

Parte de la información la he extraído de dos libros que os recomiendo: uno es Cómo leer la historia en el arte, de Burkhard Schwetje y Flavio Febbraro. Los autores seleccionan momentos históricos relevantes y los ilustran con una pintura que también destaca ese preciso acontecimiento de la historia. El otro es La caballería y el mundo caballeresco, de Josef Fleckenstein, un estudio sobre el nacimiento y la consolidación en la Europa medieval de esta clase social.

Películas y series: un repaso por mi filmografía (2)

4/11/2013 Beldz 4 Comments


Con un poco de retraso (me parece que no voy a ser capaz de tenerlo listo a principios de cada mes, como dije), os traigo la segunda tanda de películas y series que he visto durante el pasado mes de marzo y estos primeros días de abril. Las fichas las he extraído de IMDb y de Filmaffinity.


Si tuviera que destacar una película, sin duda sería Un asunto real, protagonizada por Mads Mikkelsen, Alicia Vikander y Mikkel Boe Følsgaard. Nominada a los Oscar de este año como mejor película de habla extranjera, nos cuenta la vida de Carolina Matilde (1751-1775), casada con el rey de Dinamarca Christian VII. No os engañaría si os dijera que es una de las mejores películas de época que he visto: posee una fotografía soberbia, unas interpretaciones de lujo y una historia interesantísima. ¡No os la podéis perder!

Shame y Melancolía son dos dramas que dejan huella. El primero, por la obsesión de su protagonista por el sexo. El segundo porque plantea el fin del mundo. En ambos se respira un aire trágico, depresivo y decadente. Son dos películas difíciles de recomendar. Valhalla Rising tampoco es apta para según qué público, porque apenas hay diálogo. Es una película extraña, pero sumamente bella y sobrecogedora, plagada de simbolismo. Nos cuenta el viaje iniciático que emprende un guerrero para alcanzar la redención.

También me gustaría hacer una pequeña mención para Abraham Lincoln: Cazador de vampiros. Algunos sabréis que me encanta Rufus Sewell. Últimamente estoy repasando su filmografía, que es diversa y de calidad. Si no fuera porque aparece en esta película, ni me hubiera planteado verla. Así de entrada, con este título, parece no augurar nada bueno. Y sin embargo, me encontré con una película muy entretenida, donde predomina ampliamente la acción por encima de la sangre. Si sentís curiosidad por su argumento, os recomendaría que le dierais una oportunidad.

Abraham Lincoln: Cazador de vampiros (2012)
Puntuación: 7

Director: Timur Bekmambetov
Reparto: Benjamin Walker, Mary Elizabeth Winstead, Dominic Cooper, Rufus Sewell, Marton Csokas
Sinopsis: La madre del Presidente Lincoln es asesinada por una criatura sobrenatural, hecho que alimenta su pasión por acabar con los vampiros y todos sus aliados.

Shame (2011)
Puntuación: 6

Director: Steve McQueen
Reparto: Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale, Nicole Beharie, Hannah Ware
Sinopsis: Brandon es un apuesto treintañero neoyorquino con serios problemas para controlar y disfrutar de su agitada vida sexual. Obesionado con el sexo, Brandon se pasa el día viendo páginas pornográficas, contratando prostitutas y manteniendo relaciones esporádicas con solteras de Manhattan. Un día aparece su hermana menor Sissy en casa sin avisar con la intención de quedarse unos días en su apartamento.

Un asunto real (2012)
Puntuación: 10

Director: Nikolaj Arcel
Reparto: Mads Mikkelsen, Alicia Vikander, Mikkel Boe Følsgaard, Trine Dyrholm, David Dencik
Sinopsis: Para la joven Carolina Matilde (Alicia Vikander), casada siendo una adolescente con el rey de Dinamarca Christian VII, es un horror vivir con un marido ciclotímico y estrafalario que propone medidas como nombrar a su perro miembro honorario del Consejo de Estado, o que circulen en Copenhague por la noche carruajes vacíos para recoger a los borrachos. Así las cosas, Carolina se rinde a los encantos del médico personal del rey, un intelectual progresista (Mads Mikkelsen) que se verá dividido entre su lealtad al rey, su amor a la reina y su oportunidad de convertir una Dinamarca aún medieval en un país ilustrado.

Melancolía (2011)
Puntuación: 7

Director: Lars von Trier
Reparto: Kirsten Dunst, Alexander Skarsgård, Kiefer Sutherland, Charlotte Gainsbourg, Charlotte Rampling
Sinopsis: Justine (Kirsten Dunst) y Michael (Alexander Skarsgård) celebran su boda con una suntuosa fiesta en casa de su hermana (Charlotte Gainsbourg) y su cuñado (Kiefer Sutherland). Mientras tanto, el planeta Melancolía se dirige hacia la Tierra...

Valhalla Rising (2009)
Puntuación: 8

Director: Nicolas Winding Refn
Reparto: Mads Mikkelsen, Gary Lewis, Maarten Stevenson, Jamie Sives, Ewan Stewart, Alexander Morton
Sinopsis: Edad Media, siglo X. One-Eye, un enigmático guerrero con una fuerza sobrehumana, que ha permanecido esclavizado durante años, mata a su amo y logra escapar con la ayuda de un niño al que lleva consigo. Tras enrolarse en un barco vikingo, emprenden un viaje que los lleva a una tierra desconocida, donde reinan el dolor y la sangre.

La criatura (2001)
Puntuación: 8

Director: Sebastian Gutierrez
Reparto: Rufus Sewell, Carla Gugino, Jim Piddock, Reno Wilson
Sinopsis: Angus y Lily recorren los pueblos de Irlanda con su puesto ambulante cuando conocen a un viejo marinero de gran fortuna. Tras llevarle hasta su castillo, el marinero les enseña su más preciada captura: una sirena de verdad, viva, encerrada en un tanque de agua. Ávidos de fama y fortuna, Angus y sus hombres roban la criatura marina y planean embarcarla rumbo a América. Tras embarcar con el cargamento, se dan cuenta de que el animal que poseen es tan peligroso como bello. Pero nada puede prepararles para el terror que les espera cuando la corriente les va arrastrando mar adentro.

En la casa (2012)
Puntuación: 6

Director: François Ozon
Reparto: Fabrice Luchini, Ernst Umhauer, Kristin Scott Thomas, Emmanuelle Seigner, Diana Stewart
Sinopsis: Un profesor de literatura francesa, desalentado y hastiado por las insulsas y torpes redacciones de sus nuevos alumnos, descubre entusiasmado que, por el contrario, el chico que se sienta al fondo de la clase, muestra en sus trabajos un agudo y sutil sentido de la observación. Este chico, que se siente extrañamente fascinado por la familia de uno de sus compañeros, escribirá, animado por el profesor, una especie de novela sobre esa familia (y también sobre el profesor), en la que es difícil distinguir entre realidad y ficción.

El violín rojo (1998)
Puntuación: 9

Director: François Girard
Reparto: Samuel L. Jackson, Greta Scacchi, Jason Flemyng, Colm Feore, Carlo Cecchi, Irene Grazioli, Jean-Luc Bideau, Sylvia Chang
Sinopsis: En un taller de la Italia del siglo XVII, un maestro artesanal crea su obra definitiva, un violín perfecto y barnizado en rojo, para su hijo a punto de nacer. A partir de ese momento, el instrumento viaja desde Europa a Canadá, pasando por China, hasta la época actual.


Este mes tampoco ha estado mal en cuanto a series. Con la que más he disfrutado ha sido con la primera temporada de Father Brown, una serie de la BBC que adapta Los relatos del padre Brown que escribió G. K. Chesterton (1874-1936). Este simpático clérigo tiene que investigar una serie de misterios y crímenes que acontecen en su parroquia. Os advierto que no tiene demasiadas pretensiones: los casos de asesinato que tiene que resolver son bastante previsibles y poco complicados. Pero eso no es ningún impedimento para poder disfrutarla, porque además está llena de humor e ironía. Lo que más me ha gustado ha sido la ambientación, que es una delicia: se desarrolla en un típico pueblo inglés, con su iglesia, sus casas con jardines... Típicamente british.

Eleventh Hour (2008)
Primera temporada: 18 capítulos
Puntuación: 8

Director: Stephen Gallagher
Reparto: Rufus Sewell, Marley Shelton
Sinopsis: Adaptación de una miniserie británica de la cadena ITV protagonizada por Patrick Stewart. Su argumento gira en torno a las investigaciones de un asesor científico del gobierno, el Dr. Jacob Hood (Rufus Sewell). Hood es un brillante biofísico que trabaja como Asesor Especial del FBI, y está encargado de investigar crímenes y crisis de naturaleza científica. Es un trabajo peligroso, por lo que al Dr. Hood lo acompaña y protege la Agente Especial del FBI Rachel Young (Marley Shelton). Entre los productores de esta exitosa serie -con muy buenos resultados de audiencia en su primera temporada- se encuentran los conocidos Jerry Bruckheimer y Danny Cannon.

Mr Selfridge (2013)
Primera temporada: 10 capítulos
Puntuación: 7

Director: Anthony Byrne, Michael Keillor, Jon Jones, John Strickland
Reparto: Jeremy Piven, Tom Goodman-Hill, Amanda Abbington, Katherine Kelly, Poppy Lee Friar, Will Payne
Sinopsis: Ambientada en 1909 en Londres, durante un período de tiempo en que las mujeres disfrutan de una cantidad cada vez mayor de libertad, cuenta la historia de Harry Gordon Selfridge, fundador de Selfridges almacenes.

Dancing on the edge (2013)
Miniserie de 5 capítulos
Puntuación: 6

Director: Stephen Poliakoff
Reparto: Chiwetel Ejiofor, John Goodman, Matthew Goode, Jacqueline Bisset, Jenna-Louise Coleman, Anthony Head
Sinopsis: Londres, años 30. La Louise Lester Band busca la fama en fiestas y espectáculos de la alta sociedad. Las tensiones raciales en este refinado y elegante mundo provocan el asesinato de la gran cantante Jessie. Cuando el cerco empieza a cerrarse en torno a Louise y otros personajes, se dan cuenta de que su única salida es huir de Inglaterra.

Espías de Varsovia (2013)
Miniserie de 2 capítulos
Puntuación: 6

Director: Coky Giedroyc
Reparto: David Tennant, Janet Montgomery, Radoslaw Kaim, Burn Gorman, Gregg Lowe, Linda Bassett, Allan Corduner
Sinopsis: Un agregado militar de la embajada de Francia se introduce en un mundo de secuestro, traición e intriga en los salones diplomáticos y callejones de Varsovia.

Father Brown (2013)
Primera temporada: 10 capítulos
Puntuación: 8

Director: Tahsin Guner, Rachel Flowerday
Reparto: Mark Williams, Hugo Speer, Sorcha Cusack, Nancy Carroll, Kasia Koleczek, David Claridge, Alex Price
Sinopsis: Serie inspirada en los relatos de G.K. Chesterton, pero situada en un pequeño pueblo de Inglaterra a principio de los años 50, sobre un sacerdote católico que tiene un don para resolver misterios.

Shetland (2013)
Primera temporada: 2 capítulos
Puntuación: 6

Director: Will Ridgeon
Reparto: Douglas Henshall, Steven Robertson, Gemma Chan, Alison O'Donnell
Sinopsis: Una serie de crimen y misterio ambientada en las islas Shetland. El detective Jimmy Perez, un nativo de Shetland que vuelve a casa tras un largo período, deberá investigar una serie de asesinatos.

Milán: Día 2

4/05/2013 Beldz 2 Comments


¡Continuamos recorriendo Milán! El segundo y último día también fue intenso. Quizá no tanto como el primer día, pero al menos sí que lo pareció por el cansancio que ya llevaba acumulado. Hay que aprovechar al máximo, aunque aguanten poco las piernas. Una vez hubimos desayunado y dejado el hotel -que, por cierto, era el Ibis Milano Centro, bien ubicado y barato-, cogimos el metro hasta la parada Cairoli para visitar otro de los monumentos emblemáticos de la ciudad, el Castello Sforzesco. Este magnífico castillo de ladrillo rojo, que ahora pertenece a la ciudad de Milán y es de acceso libre (a excepción del interior), atesora auténticas obras maestras distribuidas en diversos museos: 

El museo de arte antiguo -alberga la escultura tardoantigua, medieval y renacentista más importante de Lombardía-, la Pinacoteca -propone un itinerario partiendo de magníficos ejemplos de arte gótico tardío lombardo hasta las dieciochescas vedutas venecianas de Canaletto-, el museo egipcio -hace un recorrido didáctico por los aspectos fundamentales de la cultura egipcia-, el museo de prehistoria y protohistoria -muestra las principales culturas que se sucedieron en Lombardía desde el Neolítico hasta el período de romanización-, el museo de artes decorativas -incluye piezas que muestran el trabajo de maestros de la talla, ceramistas, escultores, orfebres, armeros, tapiceros y tejedores, que van de los siglos XI al XVIII-, el museo de instrumentos musicales -atesora instrumentos europeos y de otras partes del mundo. La colección es la segunda de Italia y una de las más completas de Europa- y el museo del mueble -ilustra seis siglos de historia del mueble con valiosas piezas realizadas entre finales del siglo XV y el siglo XX-. Además, también posee la colección de grabados Achille Bertarelli, con un fondo de 300.000 piezas, un archivo fotográfico con 600.000 imágenes, una biblioteca especializada en arqueología y numismática, otra biblioteca de arte y una colección de 5.000 volúmenes entre manuscritos, fondos antiguos y modernos y más de 2.000 fotografías sobre Leonardo da Vinci.

Como podéis comprobar, se necesitarían varios días para poder ver en profundidad los tesoros que alberga el Castello Sforzesco. Nosotros recorrimos las salas sin detenernos demasiado. La entrada a toda esa cantidad de piezas históricas tan sólo cuesta 3€. Pagar ese precio vale mucho la pena, porque además de todo ésto, se pueden ver dos auténticas obras maestra del arte: los Tapices de Trivulzio, doce tapices diseñados por Bramantino que representan los meses del año y los signos del zodíaco. Se consideran obras maestras del arte textil italiano. Y la Pietà Rondanini, la última obra de Miguel Ángel, que quedó inacabada a causa de su muerte.



Castello Sforzesco
Construido como fortaleza en 1368 por Galeazzo II Visconti, el castillo de los Sforza fue ampliado en el siglo XIV por Gian Galeazzo y después por Filippo Maria, quien lo transformó en un espléndido palacio ducal. Fue parcialmente demolido en 1447, durante la República Ambrosiana. Pero Francesco Sforza, señor de Milán en 1450, y su hijo Ludovico El Moro conviertieron el castillo en una de las cortes más magníficas de la Italia renacentista, con invitados como Bramante y Leonardo da Vinci. Bajo el dominio español y austríaco, el castillo fue declinando paulatinamente, a la vez que recuperaba su primitiva función militar. Fue salvado del derribo por el arquitecto Luca Beltrami, quien lo restauró entre 1893 y 1904 y lo convirtió en un importante museo.





Cuando terminamos la visita al Castello Sforzesco, que nos ocupó una gran parte de la mañana, dimos un paseo por el Parco Sempione, adyacente al castillo. No es un parque magnífico, pero sí que resulta bastante agradable. Aquí se encuentra un anfiteatro construido en 1806, el Palazzo dell'Arte -la sede del Triennale Design Museum de artes decorativas, moda y artesanía- y el Arco della Pace, inspirado en el Arco de Triunfo de Septimio Severo, situado en el Foro de Roma. Tras el arco se extiende el Corso Sempione -que ya no tuvimos tiempo de ver-, una gran calle comercial diseñada siguiendo el modelo de los bulevares de París.

Arco della Pace
Las obras del monumento neoclásico más grande de Milán comenzaron en 1807 de la mano de Luigi Cagnola, para celebrar las victorias de Napoleón. Su construcción fue interrumpida y retomada en 1826 por Francisco I de Austria, quien cambió los bajorrelieves para conmemorar la paz de 1815. Está revestido de mármol de Crevola y decorado con bajorrelieves que representan episodios de la restauración tras la caída de Napoleón.


Parco Sempione
Aunque tiene una extensión de unas 47 hectáreas, este parque ocupa sólo una parte del antiguo jardín ducal de los Visconti, ampliado por los Sforza en el siglo XV para convertirlo en un coto de caza de 300 hectáreas. A principios de 1800, una parte se utilizó para crear una avenida para los desfiles que llegaba hasta el Arco della Pace. El parque actual es obra de Emilio Alemagna, quien lo diseñó entre 1890 y1893 como un jardín inglés.


Antes de comer, nos adentramos en el precioso y bohemio barrio de Brera, con sus calles empedradas, cafés, restaurantes, galerías y tiendas de antigüedades. Un placer. Nuestra siguiente parada era la Pinacoteca de Brera, otro de los museos imprescindibles de Milán. Alberga pintura italiana desde el siglo XIII hasta el XX:  pinturas de artistas tan conocidos como Bramante, Bernardino Luini, Gentile da Fabriano, Mantegna, Tiziano, Veronese, Tintoretto, Correggio, Piero della Francesca, Rafael, Bronzino, Guido Reni, Barocci, Caravaggio, Pietro da Cortona, Tiepolo, Canaletto, Bellotto, Francesco Hayez, Boccioni o Modigliani. También hay algunas salas de pintura flamenca y holandesa, en la que cuelgan obras de Van Dyck, Jordaens, Rubens, Rembrandt o Bruegel. 


Pinacoteca de Brera
La Pinacoteca de Brera contiene una de las mejores colecciones de arte de Italia, con obras maestras de importantes artistas de los siglos XIII al XX, como Rafael, Mantegna, Piero della Francesca y Caravaggio. La pinacoteca está ubicada en un palacio de los siglos XVI y XVII, construido para los jesuitas. Los jesuitas lo convirtieron en un centro cultural, fundando una prestigiosa escuela, una biblioteca y un observatorio astronómico. La Pinacoteca tiene 38 salas, con obras expuestas en orden cronológico. La única excepción es la sala 10, donde pueden verse las colecciones Jesi y Vitali, con obras del siglo XX que en el futuro serán expuestas en otro lugar. Los cuadros también están agrupados por escuelas (veneciana, toscana, lombarda, etcétera).


Andrea Mantegna
Lamentación sobre Cristo muerto (1457-1501)

Caravaggio 
Los discípulos de Emaús (1606)

Rafael 
Los desposorios de la Virgen (1504)

Francesco Hayez 
El beso (1859)

Cuando salimos de la Pinacoteca de Brera, comimos en un restaurante de la zona. Yo probé el típico risotto a la milanesa. Repuestas las fuerzas, ya sólo nos quedaba pasear por Milán. Nos dirigimos al llamado barrio de la moda, donde se encuentran las tiendas más elegantes y caras de la ciudad. Luego volvimos a la Piazza del Duomo, donde nos despedimos de la catedral, y merendamos té con pastas en un bonito café. A las 18:00 horas cogimos el tren que nos llevaba al aeropuerto de Malpensa, desde donde salimos con destino a Barcelona. Se había terminado el viaje. Visitar Milán fue una experiencia inmensa. ¡Os la recomiendo!

El barrio de la moda
La Via Montenapoleone es el corazón del Milán elegante y uno de los cuatro lados del llamado cuadrilátero o barrio de la moda (los otros tres lados son la Via Manzoni, la Via Sant'Andrea y la Via della Spiga). En este barrio, además de las tiendas de algunos de los diseñadores de moda más famosos del mundo, pueden verse grandes residencias aristocráticas neoclásicas. La Via Bigli está flanqueada por palacios de los siglos XVI y XVII, con patios porticados.