Caiseal Mumhan: la gran capital del reino irlandés de Munster

9/02/2015 Beldz 0 Comments


Hoy he sentido nostalgia; nostalgia por aquellos días en los que dedicaba el blog a tratar el arte de Escocia e Irlanda, a hablar de la leyenda del rey Arturo y de los caballeros de la Tabla Redonda. Hoy he sentido nostalgia de esos días, quizá más sencillos y despreocupados que ahora. Por eso, hoy quiero recuperar esa parte de mi pasado, cuando me entretenía buscando cosas sobre la historia celta y medieval de esos países tan bonitos del Norte, y que aún, por desgracia, no he visitado, con una entrada dedicada a Cashel o, en irlandés, Caiseal Mumhan, un pueblo situado en el condado de Tipperary, en la provincia de Munster (más o menos en el centro-sur de Irlanda). Este pequeño pueblo es conocido principalmente por la Roca de Cashel (Carraig Phadraig en irlandés), un imponente conjunto medieval fortificado ubicado en un promontorio natural de roca caliza a las afueras de la localidad. Aunque los restos que pueden contemplarse actualmente datan de los siglos XII y XIII, Cashel ya había sido habitado con anterioridad. El pueblo fue un importante centro comercial, político y religioso en el siglo V, momento en que se convirtió en la capital del reino irlandés de Munster. Uno de lo reyes más conocidos que habitó la Roca de Cashel fue Brian Boru (941-1014), reconocido como Gran Rey de Irlanda por sus hazañas e importancia histórica (murió en la famosa batalla de Clontarf contra los vikingos). Como sede del reinado de Munster, Cashel fue, en la Edad Media, un lugar privilegiado que dejó para la posteridad un importante patrimonio de gran valor artístico e histórico. ¿Queréis que os hable un poco más de él?



Como os comentaba, casi todo lo que podemos ver en la actualidad en la Roca de Cashel data de los siglos XII y XIII. Seguramente es bastante distinto de como lo concibieron los reyes de Munster, con su fortaleza de inicios del período medieval. Y es que fue en el año 1101 cuando los reyes (en concreto, el rey Muircheartach Ua Briain, nieto de Brian Boru) cedieron la fortaleza a la Iglesia, convirtiéndose así en un centro eclesiástico de gran importancia, con su catedral y su cementerio. Desgraciadamente, su actividad llegó a su fin en 1647, cuando las tropas de Oliver Cromwell saquearon el lugar y destruyeron buena parte de sus edificaciones, masacrando, además, a su población. A partir de ese momento, Cashel entró en decadencia y no se recuperó jamás. Quedó abandonada definitivamente en el siglo XVIII. Hoy en día es uno de los atractivos turísticos principales de Irlanda gracias a su reciente rehabilitación. ¡Y no es para menos! Cashel posee un pasado envidiable y es una muestra magnífica del arte medieval irlandés. Mirad: rodeando la catedral se encuentra el cementerio, con sus típicas cruces de estilo celta, tan bonitas y elaboradas (una de ellas se conoce como la cruz de San Patricio, del siglo XII, en cuyas caras se puede ver a San Patricio, que según se cree estuvo aquí en el año 450 bautizando al tercer rey de Cashel, y una escena de la crucifixión de Cristo). La catedral, de estilo gótico, se construyó entre 1235 y 1270 con planta cruciforme y arcos apuntados. En su lado norte destacan tres tumbas del siglo XVI decoradas con bajorrelieves y que, viendo las fotografías, parecen de una gran calidad artística.

De este gran conjunto monumental hace falta destacar tres edificios más: el primero de ellos, y quizá el más importante, es la capilla del rey Cormac, consagrada en 1134, y en cuyo sarcófago se cree tradicionalmente que se conservan los restos del rey Cormac. Esta capilla románica está adornada con unos pequeños frescos que se consideran los mejor conservados de esta época en Irlanda. El segundo es la torre circular, el edificio más antiguo del conjunto (data del año 1100) que servía como torre de observación y que se conserva en perfecto estado. Este tipo de torres eran típicas del monacato irlandés. Algunas servían de campanarios de su iglesia adyacente, además de ofrecer protección a los miembros de su comunidad en caso de peligro. Por eso, el acceso se efectuaba por una puerta situada a unos 3 metros del suelo. Finalmente, la sala del coro, del siglo XV: Cashel tenía una coral de vicarios laica que ayudaba en los servicios de la catedral. Esta sala acogía a los ocho miembros de la coral, que más tarde se redujo a cinco miembros.








¿Habéis estado en Cashel? ¿Conocíais este monumento? ¿Qué os inspiran estas fotografías? Por cierto, la Roca de Cashel también se la conoce como Cashel of the Kings o St. Patrick's Rock. A mí me parece un lugar maravilloso, lleno de historia; un lugar en el que imaginarse a los reyes de Munster subiendo la colina, dirigiéndose hacia su fortaleza medieval, quizá entre brumas. Y más tarde, un lugar de reposo espiritual, casi místico. Me imagino el sonido de las campanas resonando en las laderas. Me imagino la lluvia deslizándose entre las piedras. Me imagino a alguien oteando el horizonte desde la torre. Cashel inspira y es un ejemplo magnífico de arquitectura irlandesa medieval, con su estilo particular de cruces celtas, torres y estilo sobrio y robusto. Un lugar que, si fuera a Irlanda, trataría de visitar seguro.

0 comentarios: