La cueva de Fingal

6/10/2009 Beldz 3 Comments


Hace tiempo quedé impresionada al ver una fotografía de una de esas misteriosas maravillas que la naturaleza ha ido modelando a lo largo de cientos de años. Se trataba de la gruta de Fingal, una cueva que se encuentra en la inhabitada isla de Staffa, en las Hébridas interiores, al oeste de Escocia. Compuesta por columnas hexagonales de basalto, al igual que la Calzada del Gigante, pues tienen su mismo origen en una erupción volcánica, fue descubierta por Sir Joseph Banks, naturalista y botánico inglés, en una expedición en agosto de 1772. La cueva fue lugar de inspiración de muchos románticos: Mendelssohn compuso la obertura de su sinfonía "Die Hebriden" tomando como referencia los ecos producidos en el interior de la cueva; o el pintor William Turner, a raíz de un viaje por las tierras escocesas, visitó y pintó la gruta desde el mar a través de efectos atmósfericos, juegos de luces y con una pincelada poco definida, característica de su última etapa artística.

Y es que para los románticos, la gruta de Fingal suponía estar en pleno contacto con uno de sus héroes más admirados, Fingal, el padre del legendario bardo Ossian. En el siglo XVIII, el poeta escocés James Macpherson (1736-1796) compuso un poema en prosa dedicado a Fingal, tomando como base las tradiciones populares y las leyendas difundidas oralmente por las tierras altas escocesas. El espíritu sensible de finales de siglo y la aparición del Sturm und Drang hizo que este tipo de poesía épica arraigara con fuerza entre los literatos, que vieron en la mitología celta una forma de inspiración.

"Ossian ha ocupado el puesto de Homero en mi corazón" (Goethe, Werther)


La cueva de Fingal

William Turner - Fingal's cave (1832)


3 comentarios:

Kutuzov dijo...

Muy buen post.
Por cierto, el cuadro de Turner, brutal. Vi una exposición de su última época y quedé asombrado. Casi abstracto.

Beldz dijo...

Muchas gracias :)

La verdad es que de los románticos ingleses más conocidos, el que más me gusta es John Constable, pero William Turner está, para mi gusto, casi a su misma altura. Debe ser impresionante ver sus cuadros en directo.

Loren dijo...

Muy emotiva la historia de la cueva.

A mí Turner también me gusta bastante, aunque creo que prefiero el de la pincelada más definida, aunque el otro me gusta también. Tengo un libro de Taschen por casa. :)