Tragedia en el palacio de Holyrood

11/28/2009 Beldz 2 Comments


Sucedió el 9 de marzo de 1566. El palacio de Holyrood, ubicado actualmente al final de la Royal Mile, en Edimburgo, fue testimonio de una tragedia. Allí vivía María Estuardo, reina de los escoceses (1542-1567), de apenas veintitrés años, junto a su marido y rey consorte, Henry Darnley, un noble inglés primo suyo. Ambos se casaron en el mismo palacio de Holyrood, un 29 de julio de 1565. Defensora del catolicismo, pronto se granjeó la enemistad de los lores y de su hermanastro, el conde de Moray, decidido a reclamar su derecho al trono e imponer, como en Inglaterra, el creciente protestantismo. El mismo Darnley, viéndose relegado a un segundo plano, exigió de María Estuardo plenas funciones y el título de rey. Pero la reina, que empezaba a despreciar su arrogante actitud, denegó sus peticiones y se rodeó de un nuevo confidente, David Rizzio. Este musiquillo de la corte, italiano, moreno de piel y de baja extracción social, alcanzó en poco tiempo el grado de consejero de la reina. Corrió el rumor entre sus nobles de que ambos mantenían relaciones ilícitas, historias que aprovecharon para planear un ataque contra María Estuardo. A ellos se les unió, como cabecilla de la conspiración, Henry Darnley, el marido celoso al que desde hacía un tiempo se le había negado el lecho matrimonial.


El palacio de Holyrood

Abadía anexa al palacio (siglo XII)

Era de noche. María Estuardo se encontraba, junto a David Rizzio y sus más fieles servidores, en un íntimo comedor ubicado en una de las torres de Holyrood. Allí se servía la cena. La actuación ya estaba planeada. De pronto se les unió Henry Darnley, fingiendo bien su papel, hasta que un grupo de nobles irrumpió en la estancia. De nada le sirvió a María Estuardo intentar negociar con ellos, pues sus ansias de combate hicieron que del cuerpo del joven Rizzio brotaran ríos de sangre. La reina, embarazada de cinco meses del heredero al trono de Escocia e Inglaterra, el futuro Jacobo VI, vio cómo a su alrededor se desmoronaba todo su mundo. Era tiempo de planear su huída.

El palacio de Holyrood fue así testimonio de ésta y de muchas otras tragedias a lo largo de su historia; visitarlo es revivir entre sus muros todo su pasado. Ahora es una de las residencias veraniegas de la reina de Inglaterra.

2 comentarios:

Sally dijo...

¡Hola!

Acabo de descubrir tu blog y sólo puedo decir que es genial, me encanta cada entrada que haces, con la de Tintagel me he emocionado un montón porque has tratado temas que me encantan.
Sigue asi en serio me gusta mucho tu blog, y si no te importa te añado en los enlaces del mío, porque está realmente bien ^^

Beldz dijo...

Vaya, ¡muchísimas gracias! Me alegro mucho de que te guste :)

Claro que no me importa que me añadas en tu blog. El tuyo también me ha gustado, así que lo enlazo y me pongo de seguidora ;)

¡Hasta pronto!